jueves, 10 de noviembre de 2011

Cuánto

Cuánto hastío cae en la ciudad.
Cuánto cansancio se derrama en mis recuerdos, en tus palabras, en mi presente.
Cuánta miseria va vestida de buena presencia.
Cuántos ladrones caminan.
Cuántos honestos callan.
Cuánta esperanza pisoteada.
Cuánta maldad al descubierto.
Cuántas madres siguen gritando en otras vidas.
Cuánta maldad se seguirá derramando.
Cuánto cansancio se sigue cansando.
Cuánto hastío.
Cuánta desesperanza.
Cuánta vejez disfrazada de comprensión.
Cuánta violencia disfrazada de crítica.
No me alcanzan las soledades en el hastío.
Acaben de una buena vez, que tanta tristeza no me entra en las letras

No hay comentarios:

Publicar un comentario