domingo, 5 de septiembre de 2010

Descargo y pretensiones


Todo se suma: la angustiante experiencia de la escritura, el titilar molesto de la rayita indicando que tengo que llenar líneas que lógicamente no se como afrontar, el dolor de garganta, el cansancio debido al dolor de garganta y la acidez del te vic (¿por qué creíamos que la Novalgina era fea?), la proximidad inminente del lunes, la increíble meditación de este día, el desafío de ser cristianos día a día en un mundo cansado de amor y planificado para otras cosas.  Uf, mis alumnos, qué temita, el desafío día a día, las manitos curtidas por la tierra, la violencia de la pobreza del espíritu, la violencia de la pobreza material, la violencia del hambre de comida y vida, la tristeza de este sistema que vacía mentes en vez de darles pensamientos para crecer y volar, la absoluta ironía de la sistematización educativa del vaciamiento de la persona, y ese asco visceral a la corrupción que encima sonríe. Tantas cosas.  Y soy yo, esa soy yo.
Uno tras otros los pensamientos se atascan, pelean, se suceden, se hermanan, se abrazan, se huyen y renacen, pero siempre hay algo que permanece latente, que retrocede, que se estanca, que permanece, y que quiere ser aún cuando yo no tengo ganas. El pequeño temita persiste y resiste, digno de la preocupación de cualquiera (¿autoconvencimiento puro?). Todo un mar de pensamientos que se empeñan en enredarse y es que quiero caminar junto a alguien.

 Aclaración pertinente: esta entrada no posee la más mínima intención literaria, lejos está de ser un sesudo análisis, y obviamente no aspira a ningún tipo de pretensión extraña. Sólo posee el más puro sentido catártico y esa suerte de liberación que supone la publicación on-line (muchos se harían un festín analizando cómo nos escondemos atrás de la virtualidad de una pantalla y demás elucubraciones pertinentes al tema, pero no es de mi interés actual).

Como decía, hace un par de días, y gracias al cierre de algunas historias me he puesto a pensar esto de "Yo soy sola". Al principio uno se siente un personaje de medio pelo escapado de alguna comedia romántica de bajo presupuesto, de esas que pasaban incansablemente el día domingo de "Hollywod en Castellano", y la autocompasión gana terreno. Sumado a un buen chocolate y una buena sesión cinematográfica el tema parece pasajero, pero ya estamos grandes para tamaños paliativos. Entonces, me paro un ratito y esbozo un triste repaso de las circunstancias que ocasionaron la situación presente "26 años y soltera..." ¿Y? Repitan conmigo ¿¿Y??

Bueno pero si hay un y: me cansé, así rotundamente, me cansé. Me cansé de esbozos, de intentos, de proyectos a medias, de promesas incumplidas, de cariños medidos y de sueños rotos, quebrados. Me cansé de ilusionarme, de ser siempre una quinceañera con el corazón roto. Me cansé de hipotecar cariño por no tener una brújula adecuada, me canse de mi victimización y de los conformismos.

Ahora ¿Por qué un descargo? porque tengo ganas del preaviso, aunque no sirva de nada.

Y cómo no sirvo para ordenar me pongo a enumerar lo que he pensado, sobre qué pretendo:

 
0- Básico: soy cristiana católica apostólica romana. No voy a dejar de serlo. 
1- Leí mucho de pequeña y todavía creo que el Sr Baher es el mejor hombre del mundo, que quiero tener la suerte de Jo. Sigo emocionándome con ese hombre sincero que no tiene más que ofrecer que lealtad y esfuerzo, y lejos de la utopía extrema de "Contigo pan y cebollas" pretendo lealtad y sinceridad.
2- No leí lo suficiente, nunca es suficiente... y me voy a morir sabiendo que no he leído demasiado. No concibo estar con un hombre que no pueda vivir sin jugar, no concibo que no sepa jugar leyendo. Pretendo lecturas y relecturas.
3- El arte no es un comercio, es una forma de vida. La belleza no es un estándar es una búsqueda. La música es un regalo...El pensamiento no es una actividad, es una forma de vida. No concibo achatarme, pretendo alguien que se anime a volar un rato conmigo, sólo se es libre pensando.
4- El verde es más que un color, es el olor al pasto llovido, el olor a la tierra mojada, el olor al verano denso y a esos bichos que amo y odio. Demasiada ciudad aliena el hombre, y más allá de esta relación de amor-odio con la ciudad no concibo que no pueda disfrutar el estar mirando como las hojas del jacarandá se mueven con el viento. Pretendo disfrutar la naturaleza.
5- La ciudad también es una gran obra, y no me gustan los extremos. También quiero recorrer Córdoba, Rosario, Buenos Aires, Salta, Jujuy y cada recoveco de la Argentina conociendo... Pretendo conocer.
6- Me gustan las miradas limpias, transparentes que no mientan. Pretendo confiar en la mirada.
7- Me gusta el olor a los libros viejos, las bibliotecas municipales, los cines viejos, las plazas en un día domingo, salir con la familia y observar a los abuelos. Pretendo disfrutarlo.
8- Detesto la mentira, la traición, la deslealtad, la burla, la incoherencia, la falsedad, la soberbia. Pretendo caminar el mismo camino, lejos de rodeos.
9- Soy molesta, necesito que me digan que me quieren, soy obsesiva, crítica, idiota, sensible... y soy hermosa así como soy. Pretendo seguirlo siendo.
10- Me incomoda la frivolidad, me asquea la televisión mediática, me vulnera la violencia. Pretendo continuar así.
11- Me encantan los niños, tengo alma de maestra ciruela. Pretendo seguirlo siendo.
12- Me canse de enumerar...

 
Soy mucho más que algunos ítems, soy buena. Así, sin tapujos, sin soberbias, con crudeza, soy buena y me cuesta serlo. Quiero seguirlo construyendo.
Pero en esto si soy terminante...pretendo que no me detengan.
Pretendo que si un hombre quiere caminar conmigo sea mirando el mismo Norte.
Pretendo respeto, pretendo esfuerzo, no pretendo príncipes ni burgueses de medio pelo, pretendo un hombre simple y sincero. Lo pretendo y lo merezco, y no está mal admitirlo, porque costó mucho llegar a entenderlo.

¿Qué pretendo? Pues un compañero.

4 comentarios:

  1. Qué bueno Juli!!!! Sé de tu capacidad pero no dejás de sorprenderme!!!! Me encantó, así sin más!!!
    Pero Juli... bienvenida al mundo de los adultos. Puedo hacer eco de muchas cosas de las que decís, y sabés? muchas cosas de las que pretendés pretendo yo todavía. No es para desanimarte. Cuesta. Y cómo cuesta!!!!
    Me quedo con tu última reflexión, y si me lo permitís, me gustaría hacerla también mía:..."Soy mucho más que algunos ítems, soy buena. Así, sin tapujos, sin soberias, con crudeza, soy buena y me cuesta serlo. Quiero seguirlo construyendo.
    Pero en esto si soy terminante...pretendo que no me detengan.
    (...)
    Pretendo respeto, pretendo esfuerzo, no pretendo príncipes ni burgueses de medio pelo, pretendo un hombre simple y sincero. Lo pretendo y lo merezco, y no está mal admitirlo, porque costó mucho llegar a entenderlo.


    ¿Qué pretendo? Pues un compañero."
    Bravo, Juli. Besos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Sarita, gracias por tomarte dos minutos para seguirme el enrosque y por tus consejos. Cuesta mucho cuesta, pero bueno... ¿Será cuestín de seguir pretendiendo?
    Abrazo y gracias.

    ResponderEliminar
  3. te quiero porque sos buena y no no necesito nada más. que suerte tengo!

    ResponderEliminar