martes, 21 de septiembre de 2010

Crónica de una Sonrisa

" Tengo un mañana que es mio
y un mañana que es de todos
el mío acaba mañana
pero sobrevive el otro. " 
M Benedetti

En ocasiones las sutilezas son tan desmesuradas que no existe más opción que rendirse ante su evidencia. Entonces las pequeñas porciones de vida compartida se convierten en las pequeñas sonrisas de un Dios amante, que se derrama ante nosotros.
El fin de semana pasado, en Salta, gracias a la hospitalidad de de nuestros hermanos salteños, compartimos una de esas instancias donde Dios nos sonríe, aún pese a las torpezas que facilmente deberían convertir aquella en una mueca. Salta fue el lugar donde se sintió la Iglesia, donde se sintió la presencia de tanto estudiantes y religiosos argentinos que soñamos con una profesión que sea servicio, cambio amante. Nos juntamos a pensar, soñar, criticar, ser fraternos, asumir una identidad, a tantas cosas que aun siguen sucediendo. Las expectativas deben haber sido diversas, las experiencias personales ante lo vivido aún más, todos habremos recpecionado de forma distina lo ofrecido,las diversas internvenciones fueron recepcionadas aún cuando todos debemos haber disentido, todos nos habremos dejado ganar por la vanidad propia...pero algo fue común a todos, y esto es indudable, Cristo nos mueve, nos guía, nos invita, nos llama, nos interpela y nos gana la vida. Él que nos enamora cada día, que nos impulsa a soñar la patria, nos lleva a soñar lo que otros soñaron. Esa patria justa que  ha sido el denominador común de muchas genraciones de argentinos,, Cristo nos deborda y nos impulsa a soñar el cambio, gestar raices nuevas o más bien volver a las raíces. 
"No nos cansemos de soñar, de luchar y de vivir por el evangelio", ese parecía ser el sueño escrito en tantos ojos fraternos.
Más allá de toda diferencia, distancia, más allá incluso de las semejanzas, Él esbozó una sonrisa, que encontramos en cada compañero, en cada esfuerzo, en cada cansancio. 
Aún en el disenso, Él sonrió, porque primó el esfuerzo y el darse por su evangelio.





2 comentarios:

  1. Juli, sin duda hermosa tu crónica, es verdad en salta nos encontramos con un Dios que nos llama a ser vida entregada, y que nos dice que mientras hayan caminos habrá utopias, abrazoteee amiga

    ResponderEliminar
  2. es esperable una sonrisa de sentirse tan acompañado... =)

    ResponderEliminar